Loading…

“Los viajes y el turismo son un medio de desarrollo personal y colectivo. Una mente abierta es factor insustituible para la autoeducación, la tolerancia mutua, el aprendizaje y respeto a las diferencias entre pueblos y culturas y de su diversidad. Todos estamos comprometidos con un turismo responsable. Algunas recomendaciones para ello son:

Tener una mente abierta frente a las culturas y tradiciones diferentes a las suyas.

Conocer y observar las tradiciones y las prácticas sociales y culturales del lugar. Consultar la información sobre su destino y conocer sus costumbres, normas y tradiciones, para asegurar comportamientos responsables y no cometer ningún acto que se considere delictivo en el país visitado.

Respetar los derechos humanos. Cualquier forma de explotación y discriminación vulnera los objetivos fundamentales del turismo. La explotación sexual infantil es un delito punible.

Conservar el entorno natural: proteger la flora y la fauna silvestre y su hábitat. No comprar productos elaborados a partir de plantas o animales en peligro.

Apoyar el uso responsable de todos los recursos naturales

Respetar los recursos culturales: el patrimonio artístico, arqueológico y cultural.

Contribuir al desarrollo económico y social. Comprar artesanías y productos locales, sujeto a los principios de un comercio justo.

Conocer sobre la situación sanitaria de su destino y el acceso a servicios consulares y de emergencia. Asegurar que su salud y su seguridad personal no correrán peligro; confirmar que están cubiertas sus necesidades específicas (alimentación, accesibilidad o atención médica) antes de decidirse a viajar a un destino determinado.

No traficar con drogas, armas, antigüedades, especies protegidas, ni productos peligrosos o prohibidos por los reglamentos nacionales”.

Referencia Turismo sostenible

 

Back to Top